Archivo de la etiqueta: W

Guatear o watear

Cuando algo se está tornando aburrido, monótono, sin energía o malo en general, está “guateando”.

Cuando una conversación ya no está entretenida o una persona está cansada, pues entonces “están guateando”.

Si sigo voy a guatear. 😛

Anuncios

Huevón, huevona, weón, weona, won, wn

Con todo el respeto que me merece la honorable blogósfera, pero… es imprescindible explicar esta palabra.
Aunque ya no suena tan grosera ni “fuerte” (impactante), es considerada aún una mala palabra en Chile, aunque se está masificando (incluso en la televisión).
Correspondería al “boludo” de Argentina o al “wey” de México, palabras que también, de a poco, están dejando de ser groserías.
Supongo que es de público conocimiento el origen de esta palabra, es decir, que a los testículos se les llama huevos… y de ahí sacamos las conclusiones (Dios mío, soy muy cartucha, me complico entera jajajaja). En Chile se suele pronunciar como “hueón”, sin pronunciar la V… los chilenos obviamos ciertas letras, a veces. También en la transcripción coloquial se escribe como “weón” (alguna vez expliqué el cambio de la H a la W).
Creo que una frase célebre que escuché alguna vez en un curso puede sernos muy gráfica, pues huevón se utiliza de varias formas… la frase es: Ese es weón, weón poh, weón… Esa frase me quedó grabada a fuego porque simboliza el poco léxico del que a veces pecamos. En esa frase, el primer weón está utilizado como adjetivo, es decir, la persona a la que se refieren está siendo considerada tonta, de bajo intelecto, bobo, imbécil… que podrían ser las acepciones de la palabra huevón como adjetivo.
El segundo, después de la coma, actúa como adverbio, es decir, que es muy huevón, actúa como aumentativo.
El tercero es un vocativo, es decir, a la persona que le está hablando le dice huevón. En ningún caso ahí es una ofensa, porque también se puede tratar así a un amigo de confianza.
“Agarrar para el hueveo” a alguien quiere decir que a uno lo estan molestando, tomándole el pelo, remendando a alguien. “Ser bueno para el weveo” es que a uno le guste mucho molestar a las personas (o sea, ser bueno para “agarral pa’l weveo”, pero también si es bueno para la jarana, las fiestas, arrancarle risas a los demás, remendarlos y también alguien de risa fácil. Un eufemismo que se usa para reemplazar “weveo” y que no sea grosero es “leseo”.
A la condición de huevón se le dice “ahuevonado” (aporte de akane… ¡gracias!).
En género femenino sería huevona o weona (aporte de Mario… ¡gracias, también!).
Gracias a los dos por la sugerencia de esta palabra que, sin duda, no podía faltar jeje…
Y perdonen lo cartucha y académica, pero de verdad me compliqué jaja P

Actualización:

Leyendo un comentario en la Bitácora de Thomas caí en cuenta de que no había mencionado que también existe la expresión “ser un huevas”, mal pronunciado por los chilenos como “hue’as”, “hueas” o “weas” y que es ser una persona medio estúpida.

Y, por supuesto, hacer huevadas (hueadas o weás) es hacer estupideces.

En el idioma “chat” se abrevia “wn”.

en Technorati.
en Blogalaxia.

Huev

Con todo el respeto que me merece la honorable blogósfera, pero… es imprescindible explicar esta palabra.

Aunque ya no suena tan grosera ni “fuerte” (impactante), es considerada aún una mala palabra en Chile, aunque se está masificando (incluso en la televisión).
Correspondería al “boludo” de Argentina o al “wey” de México, palabras que también, de a poco, están dejando de ser groserías.

Supongo que es de público conocimiento el origen de esta palabra, es decir, que a los testículos se les llama huevos… y de ahí sacamos las conclusiones (Dios mío, soy muy cartucha, me complico entera jajajaja). En Chile se suele pronunciar como “hueón”, sin pronunciar la V… los chilenos obviamos ciertas letras, a veces. También en la transcripción coloquial se escribe como “weón” (alguna vez expliqué el cambio de la H a la W).

Creo que una frase célebre que escuché alguna vez en un curso puede sernos muy gráfica, pues huevón se utiliza de varias formas… la frase es: Ese es weón, weón poh, weón… Esa frase me quedó grabada a fuego porque simboliza el poco léxico del que a veces pecamos. En esa frase, el primer weón está utilizado como adjetivo, es decir, la persona a la que se refieren está siendo considerada tonta, de bajo intelecto, bobo, imbécil… que podrían ser las acepciones de la palabra huevón como adjetivo.

El segundo, después de la coma, actúa como adverbio, es decir, que es muy huevón, actúa como aumentativo.

El tercero es un vocativo, es decir, a la persona que le está hablando le dice huevón. En ningún caso ahí es una ofensa, porque también se puede tratar así a un amigo de confianza.
“Agarrar para el hueveo” a alguien quiere decir que a uno lo estan molestando, tomándole el pelo, remendando a alguien. “Ser bueno para el weveo” es que a uno le guste mucho molestar a las personas (o sea, ser bueno para “agarral pa’l weveo”, pero también si es bueno para la jarana, las fiestas, arrancarle risas a los demás, remendarlos y también alguien de risa fácil. Un eufemismo que se usa para reemplazar “weveo” y que no sea grosero es “leseo”.

A la condición de huevón se le dice “ahuevonado” (aporte de akane… ¡gracias!).
En género femenino sería huevona o weona (aporte de Mario… ¡gracias, también!).
Gracias a los dos por la sugerencia de esta palabra que, sin duda, no podía faltar jeje…
Y perdonen lo cartucha y académica, pero de verdad me compliqué jaja 😛

Actualización:

Leyendo un comentario en la Bitácora de Thomas caí en cuenta de que no había mencionado que también existe la expresión “ser un huevas”, mal pronunciado por los chilenos como “hue’as”, “hueas” o “weas” y que es ser una persona medio estúpida.

Y, por supuesto, hacer huevadas (hueadas o weás) es hacer estupideces.

En el idioma “chat” se abrevia “wn”.

en Technorati.
en Blogalaxia.

Weno, wena, güeno, güena

Bueno, buena. En Chile se tiende a reemplazar el sonido “bue” por “güe” al hablar, quizás provenga de raíz mapudungún (lengua de los mapuches). Es por eso que se traslada ese sonido a la escritura, expresándose como “we”.

Weno, wena

Bueno, buena. En Chile se tiende a reemplazar el sonido “bue” por “güe” al hablar, quizás provenga de raíz mapudungún (lengua de los mapuches). Es por eso que se traslada ese sonido a la escritura, expresándose como “we”.