Archivo mensual: diciembre 2007

Gurupera

En la zona oriental de Venezuela y otras partes de este caribeño país, se le dice “guruperas” a las carnitas que están en la baja espalda y encima del trasero en las mujeres. Es justo el rollo que se forma allí donde se depositan los brazos al dar un abrazo o bailar.
Las guruperas tienen la propiedad de que, aunque constituyen un “exceso” de carne en el cuerpo femenino, pueden realzar algunas figuras y hacer más proporcional las curvas latinas que los modelos estilizados han deformado.
Las gurupas o guruperas son parte de la sonrisa de un cuerpo feliz.
La palabra también denota a una ciudad de Honduras y una parte de las monturas equinas fabricada por talabarteros.

Güergüero

Leí que Don Pepe en Twitter utilizó esta palabra que me encanta: el güergüero en Chile es la garganta.

Por ejemplo, hace un rato él dijo:

“Preparando el güergüero. En mi casa hay un cola de mono* heladito esperándome. Mmm!”

En La Cuarta encontré otro uso:

“Plácido Domingo afina el güergüero pa’ show al gratín”


En el blog El Gran Vitoco encontré:

“Con el agua hasta el güergüero hasta el Sur”


En éste último caso, como a veces también pasa, el güergüero se usa para referirse al cuello.

*El próximo post será del “cola de mono”, un “brebaje” muy bebido en las fiestas de fin de año en Chile.

Hilo

Este es un bocadillo delicioso pero pequeño: quiero presentarles la interjección hilo. El hilo, como bien sabemos, es una cosita que sirve para remendar calcetines y calzones, pero en el norte de México tiene también una muy curiosa acepción: “¡Vámonos!”.
¿No se entiende? Es muy simple: cuando alguien espera, por ejemplo, que otro termine de amarrarse los zapatos para irse ambos al cine, y no se apura, el desesperado le dice al otro: “¡Hilo!”, presionándolo. O cuando simplemente ya está todo dispuesto para partir y no queda nada por hacer sino irse: “¡Hilo!”.
Qué lindo hilo. Ah, y a veces hay quienes, adornando la cosa, dicen: “¡Hilo papalote!”.
¿Y de dónde viene esta curiosa cosa? Ni idea.
Obviamente, y como lo registra la Academia, la expresión al hilo significa “sin interrupción”.
¡Hilo!