Tomar once

Este es un aporte que dejó Carlitos, en los comentarios de este blog:

“Cuenta la leyenda que los jesuitas que vinieron a Chile, mientras evangelizaban a los aborigenes y llegada la hora del té o, mejor dicho, la merienda, usaban la frase “vamos a tomar once” , asi los aborígenes comprendían que era la hora del té, sin embargo, los monjes se referían a las once letras de la palabra aguardiente“.

También escribió un comentario al respecto Julio César González: “Tomar once en Chile se le llama a la comida de entre las 5 y la 7 de la tarde, ¿sabes de donde viene? De los mineros en el norte de Chile cuando decían vamos a tomar once en realidad tomaban aguardiente, esta palabra tiene 11 letras”.
Según la versión que yo tengo, se refiere a cuando llegaba la hora del té para los mineros, y ellos son los que le decían “la once” para no nombrar el aguardiente, para no ser descubierto por sus patrones. Quizás haya otras más…

Por extensión, la hora de la once es la hora del té o la merienda en Chile, y tomar once es la acción de tomar el té o la merienda.

¡Gracias, Carlitos y Julio César!

Diccionario Americano en Technorati.
Diccionario Americano en Blogalaxia.

Anuncios

4 Respuestas a “Tomar once

  1. Yo he investigado en alguna ocasion sobre el tema. La verdad nunca llegue a nada. me gustaria leer si alguin estuvo leyendo sobre el tema en otros paises.

    Gracias.

  2. También es probable que “once” en el sentido de té o merienda tenga raíces inglesas. En Inglaterra “elevenses”/”elevensies” (onces) se refiere al tecito de las 11:00.

  3. Hola, gracias descubri al fin el significado de una frase que comunmente decimos a diario. Jeje a pesar que sea una leyenda creo que tiene todos los ingredientes para ser cierta.
    jeje saludos…

  4. “Tomar Once”: Durante la Colonia, en Chile,una congregación Jesuita trajo unas excelentes cepas desde Europa, con las cuales plantaron nuestras primeras Viñas y produjeron unos generosos mostos. Paralelo a la bodega y a escondidas de sus Superiores, estos sabios “frailes” se fabricaron unos alambiques, con los cuales empezaron a destilar artesanalmente “aguardiente” del orujo que les sobraba. Después de la Oración de la tarde con sus feligreses, ellos se iban discretamente a retiro a Tomar Once en privado, que no era otra cosa que degustar esa aguardiente, ya que si le cuentas las letras a la palabra, son justamente Once letras … de ahí quedó en nuestra jerga costumbrista el denominar a ese refrigerio de la tarde, antes de la cena: Tomar Once.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s